Section tiltle text: Our Mission.

Misión y Apostolado

Nuestro deseo es seguir las huellas de Jesús, ser una sola cosa con él en su misión salvadora. Sea cual sea nuestro apostolado compartimos una única misión; somos fieles compañeras de Jesús.

Según el lugar y las circunstancias
podemos emprender cualquier trabajo
que contribuya a la salvación de las almas
y de la manera que parezca más conducente
para el servicio y la gloria de Dios
y el bien del prójimo.
Nos dedicamos de modo particular
a determinados ministerios que nos confió nuestra fundadora:
‘la educación de la juventud, especialmente de los pobres,
el trabajo de retiros espirituales y las misiones’.
Por encima de todo somos Compañeras de Jesús
cuyas vidas deben revelarlo al mundo.

Hubo otras mujeres que viajaban con Jesús y le servían, y hubo también mujeres a quienes él sirvió. Hubo mujeres acompañando a Jesús en el camino de Galilea a Jerusalén y presentes en la crucifixión y ante la tumba vacía.

A diferencia de los apóstoles, excepto Juan, las mujeres stayed junto a la cruz en espera silenciosa. Su esperanza no fue en vano. La primera mensajera de la buena noticia de que Jesús está vivo y vive entre nosotros fueMaría Magdalena. SanAgustínla llama' el Apóstol a losApóstoles.'

Cross showing Parassy and blossom.Marie Madeleine D’Houet, fundadora de las Fieles Compañeras de Jesús, con devoción por su patrona y reconociendo la importancia de su nombre, dijo: Mi nombre es Magdalena. Seguiré a mi santa patrona que amaba tanto a Jesús… que lo acompañaba en sus viajes y trabajos, sirviéndolo hasta al pie de la Cruz con las otras santas mujeres quienes no lo abandonaron, como los apóstoles, sino que demostraron ser sus fieles compañeras…

Mi nombre es Magdalena. Seguiré a mi santa patrona que amaba tanto a Jesús… que lo acompañaba en sus viajes y trabajos, sirviéndolo hasta al pie de la Cruz con las otras santas mujeres quienes no lo abandonaron, como los apóstoles, sino que demostraron ser sus fieles compañeras….

Orando ante el crucifijo, Marie Madeleine oyó a Jesús decir Tengo sedElla deseaba profundamente ser una con él en su sed por el reino de Dios; deseaba apagar la sed de Cristo que sufre en su pueblo. Compartimos esa sed y anhelamos un mundo donde reinen la justicia, la paz, el amor y el respeto.

Hagamos lo que hagamos, como quiera que sea, nuestra misión es ser fieles compañeras de Jesús en el mundo de hoy. El apostolado es sólo una expresión de nuestra misión; depende de la época y varía según lugares y circunstancias, y también según nuestros dones particulares de personalidad y gracia. Puede haber momentos en que no podamos servir, pero siempre estamos enviadas con Jesús, estamos siempre on mission.

El discernimiento es importante a la hora de elegir apostolados. Como Jesús escuchaba con el oído del corazón la voluntad del Padre , como Ignacio pasaba tiempo en reflexión para encontrar a Dios en Todas las Cosas, como Marie Madeleine escuchaba los movimientos más leves de la llamada de Dios , también nosotras escuchamos la voz de Dios en nuestras vidas.

Debemos ir directamente a Dios sin vacilación
y por el camino más corto
toda nuestra persona
tan perfectamente unida a nuestro Señor Jesucristo
que es una sola cosa con él…

Intentamos encontrar en la oración la mente y el corazón de Jesús
para poder encontrar a Dios en todas las cosas
y ser para otros mensajeros de su Palabra salvadora

Se nos llama a vivir el magis, a elegir guiadas por la mayor mayor gloria de Dios y el mayor servicio de su pueblo. Al escuchar y leer el mundo que nos rodea, nos adaptamos a las necesidades de mundo, buscando encontrar a Dios en todas las cosas

Hoy vivimosyservimosenquincepaíses, tratando de muchas formas distintas de apagar la sed de Jesúsen el mundo…

Siempre unidas con nuestro Señor Jesucristo
y como él deseando solamente la santa voluntad de Dios
y la salvación del prójimo.

Sean dignas de su hermoso nombre mediante su amor a Jesús -
        un amor que no se muestra sólo con palabras o deseos estériles,
                     sino con coraje en el servicio de Dios.     (Marie Madeleine)