Section tiltle text: Our Mission.

Historias sobre el Apostolado

Siempre estamos en misión. La forma en que vivimos nuestra misión, es decir, nuestro apostolado, cambia según el momento y las circunstancias y nuestros propios dones y capacidad.

Estas FCJs quieren hablarte de sus apostolados:

Fransisca Arti Setiati
Elizabeth Brown
Margaret O'Donohue
Eileen Foley
MaryAnne Francalanza
Marguerite Goddard
Francis Gough and Stanislaus Cowper
Madeleine Gregg
Bonnie Moser
Afra Primadiana
Veronika Schreiner
Paola Terroni
Joanna Walsh

Rainbow gradient divider.

 

Una experiencia que me da vida y a la vez me desafía                  Fransisca Arti Setiati, fcJ

Vivir como Fiel Compañera de Jesús (FCJ) ha sido a la vez una experiencia que me ha dado vida y me ha desafiado. Tras renovar mis votos en 2006 tuve la oportunidad de cambiar de apostolado: de enseñar a la Universidad Sanata Drama, Indonesia, a estudiar teología en Yarra Theological Union (YTU), Melbourne, Australia, lo que me ha puesto en contacto con muchas personas de culturas diferentes a la mía.

Photos of Sisca and others.

Sisca with a friend.Compañerismo al compartir culturas

Siento que mi vida como compañera se ha profundizado con este traslado a un lugar nuevo mediante mi compañerismo con los estudiantes y profesores de YTU. Antes he asistido a la Escuela Intercultural de Verano en Sydney, donde aprendí acerca de los estudios interculturales e hice amigos con experiencias parecidas a la mía. Todavía estoy en contacto con algunos de ellos. Es una alegría poder aprender sobre sus culturas y poder compartir con ellos mi cultura indonesia. Me da una oportunidad de experimentar los valores evangélicos de tolerancia, diálogo y reconciliación. Esta vida de compañerismo me hace crecer en mi sensibilidad, conocimiento y comprensión de otros y de sus culturas.

Dinner with the FCJ community.Compañerismo mediante la hospitalidad

Llegar a un país donde se habla un idioma distinto al tuyo puede ser una agonía. El inglés es mi tercer idioma (el primero es el javanés, el segundo el indonesio). Por eso me siento llamada a acompañar a mis compañeros de clase, especialmente los que no tienen inglés como lengua materna, y a ayudarles a no sentirse solos.

Crear un ambiente de bienvenida y ofrecer hospitalidad son actos de compañerismo. Nuestra comunidad FCJ ofrece alojamiento a mujeres jóvenes. También disfrutamos la compañía de amigos en la oración y las comidas.

FCJ Community with Sisca and guests.Compañerismo al compartir la espiritualidad

Además de estudiar, participo en las actividades de la comunidad católica indonesia de Melbourne, especialmente con estudiantes. Los he estado acompañando, y ellos vienen a nuestra comunidad todos los meses para la oración y un compartir.

Compañerismo con Jesús

Como Fiel Compañera de Jesús voy construyendo mi relación con Jesús en la oración y hago de su misión la mía. Como mujer en misión, respondo al “Tengo Sed” de Jesús y estoy dispuesta a ser enviada. Para cuando termine de estudiar he sido destinada en misión a Myanmar para establecer una comunidad con dos FCJs, una de Irlanda y otra de Indonesia. Ha sido una gran alegría compartir nuestro carisma FCJ con las personas con las voy en camino y darme cuenta del desafío que supone vivirlo hoy con integridad y relevancia. ¡Qué privilegio y qué responsabilidad!

Photo of Sisca, her community and guests at a Eucharistic celebration.

Rainbow gradient divider.

 

Life is full of surprises                                                                              Elizabeth Brown, fcJ

Photo of Elizabeth Brown.Isn’t it strange? Today I find myself in a completely different world to the classroom. I’ve moved on from teaching little ones to walking with the elderly. My name is Elizabeth Brown and I’ve been a faithful companion of Jesus since 1984. I live and work in Melbourne, Australia.

Over the last 5 years I’ve been connected in some way with those who are no longer able to look after themselves. I’ve worked as a Home Care worker for one of our local city councils whilst at the same time studying at University. I chose a Course called “Community Services: Lifestyle and Leisure”. This Course has entitled me to work in Nursing Homes as a Diversional Therapist. Quite a career change from the classroom where I taught multicultural children for 25 years.

Now you may ask, “What is a Diversional Therapist?” As a Diversional Therapist I work with the frail and elderly. I provide them with activities that help to keep them interested in life and motivated to come out of their rooms during the day. That is the main job description of a Diversional Therapist. In actual fact I believe there is more to my job.

I add another dimension to this role as a faithful companion of Jesus. I offer them a smile which breaks any language barrier or physical disability. This I truly believe thus enables me to bring Jesus into their world. I work in a 170 bed nursing home. All of the residents are high care with the majority of them suffering from some from of Dementia. They come from many faiths but the majority are Jewish. Our building is five storeys high so we travel many miles during the day. My shift is from 9:30am to 5pm. As soon as I step onto Level 4, which is my responsibility, I don’t stop!

So take a walk with me now along the corridors of Level 4 and see how a nun walks alongside people of different beliefs. The personal carers are busy with their trolleys seeing to the bathing and grooming of the 38 residents on our floor. I give out the early morning newspapers. I turn towards the North End and go into Fred’s room. He is an interesting person. He lost all his family in the Holocaust. I asked him one day how did he survive? He wanted to be an engineer so he asked his Polish mother if she would give him her blessing, so that he could go to Palestine to study. She didn’t want to but she let him go. Fred never saw his family again. His parents and siblings were lost in the gas chambers. Fred and I get on really well. I open his door and there he is sitting in his chair, contemplating life. He often says to me, “ Isn’t it strange we get on with each other? You believe in your God and I don’t believe in any God. So why is it that we get on? It’s because we allow each other to live their life and we respect each other.” Fred then invites me to stay awhile and listen to him. When I leave he is sad but he understands I must move on to the other residents.

Next door I drop off the newspaper to Mamie. This lovely person comes to us from Scotland. She is amazing in that her whole day is taken up with reading the Newspaper. Poor Mamie has lost her present memory but her past is all intact. Mamie refuses to come out of her room. No amount of encouragment will entice her to move. Her secret to living is to have “a wee drop of sherry” everyday as this is how she managed her beloved Nursing job for 35 years when she worked for a famous doctor who never began the day without the “wee drop of sherry!”

My friend around the corner is Jewish and has no family back home in Austria; she has Parkinson’s Disease. Her husband also had this illness and died here 5 years ago. As the days go by you can see her body deteriorating little by little. Carmel comes to all the activities. She is totally dependent on all of us as she is confined to her wheelchair. Her zest for life keeps her going.

Dear old Alfred is next. About a month ago he lost his beloved wife from cancerous tumors in the brain. She was his world. I’ve been able to enter into his saddened heart through football. He himself is also suffering from cancer. He is what we call “ A Fair Dinkum Aussie”. He has been a real battler in his life. I often sit on his bed and ask him, “How are you Alf? He replies, “I’m okay.” So then I say, “But how are you really?” “You can’t believe how lonely I feel without my Dolores.” His eyes tell the true story as they fill up with tears. I’ll often find him in his automatic wheelchair going into the lift to venture outside for some fresh air.

Some of my next rooms provide a home for more Holocaust survivors. Their bodies are quite contorted and I often stand beside their beds wondering what stories their lives hold, that will never be revealed. Some of them no longer can communicate nor even feed themselves. All I can offer them is my loving presence. Towards the end of this wing stands an empty room. I know from past experience it won’t remain empty for long. The former resident who occupied this room died three weeks ago. It feels strange to see the room empty with Lily not being there anymore. Lily came to us very angry. She wanted to maintain her own independence. It took several months of quiet encouragement to coax her out of her room. At one stage she was going to take her life. Eventually Lily warmed to me and we became best of friends. Lily would always be found waiting at the lift for my arrival each morning wondering what the day ahead was going to be like. She secretly told me often that she wakes up feeling sad knowing that she was still alive. So I made her days enjoyable, with lots of fun. Lily eventually was granted her wish as she was riddled with cancer. I had the privilege of being with her before she died to say thanks to her for our friendship and to know God took her gently to His heavenly home.

I began this article with the line, “Isn’t it amazing?” This line sums up my darling old Joan who comes from a strong Catholic faith background in Scotland. Joan can’t understand that in every room she enters, there is a picture of her dear old mum. Joan will often say to me, “ I can’t understand it. Mum is here in all of the rooms.” I try and tell her that her mum is looking after her once again. Joan has no present memory so she often wants to go home to Glasgow. She knows the number of the bus but realises she hasn’t got the money. I stay with her and comfort her until she settles. She loves my badge and tells me that she knows what I am and that I must be a good person. Her face lights up when I enter the room as I seem to remind her of someone from her past. I don’t disappoint her as I try to enter her world.

All this happens at the beginning of my day before I’ve begun the activities for the morning. So as you can see, my job involves personal contact, one to one interactions, a listening heart and most of all patience. I feel the residents give me so much as they place their trust in me. It is like walking on the road to Emmaus, not fully realising that God is in our midst. Yet I know that God is in each and everyone of these lovely people who are entering their final journey of life. They have taught me that we all have a story to tell. Let us cherish what we can each offer each other. This job allows me to be truly a faithful companion of Jesus.

Rainbow gradient divider.

 

Vivir el Compañerismo en Yogyakarta, Indonesia                                   Margaret O'Donohue, fcJ

Photos of Margaret.El Mandato de nuestro Capítulo nos llama a: Vivir nuestra identidad
de Fieles Compañeras de Jesús con entusiasmo.
Reconocemos el papel central del COMPAÑERISMO en nuestras vidas
y la vital necesidad de dar testimonio del compañerismo en el mundo de hoy.

Estas son algunas maneras en que trato de vivir este Mandato del Capítulo en mi vida y apostolado en Yogyakarta:

Compañerismo con Jesús – pasar tiempo con Jesús en la oración personal y comunitaria todos los días. Reflexionar sobre su vida y tratar de imitarlo en todo.

Compañerismo con mis Hermanas de Comunidad - Somos cinco en la comunidad – tres hermanas con votos temporales y una postulanta. Cada una intenta vivir el carisma FCJ de manera distinta, según sus dones y talentos. Viviendo el compañerismo entre nosotras podemos después compartirlo con nuestros compañeros de clase, colegas y todas las personas que encontramos y con las que trabajamos cada día.

Acompañando a nuestras hermanas en Formación: : hago esto al compartir nuestra Espiritualidad e Identidad FCJ con ellas: reflexionando sobre la vida de Marie Madeleine y nuestras primeras hermanas; acompañando a cada una personalmente escuchándola, apoyándola, animándola y compartiendo sus alegrías y sus penas, sus esperanzas y sus sueños – siendo compañera en su camino de la fe.

Acompañando a estudiant: conversando para que aprendan o practiquen su inglés. Al hacer esto estoy en una situación privilegiada para escucharles mientras comparten sus problemas y sus luchas.

Compartir compañerismo con la comunidad más amplia: compartir la Eucaristía con la comunidad de nuestra parroquia y sonreír y saludar a las personas que encuentro en la calle. Como la mayoría de nuestros vecinos son musulmanes, es una gran oportunidad de construir relaciones entre musulmanes y cristianos.

Photos of Margaret.

Rainbow gradient divider.

 

Terapia de Familia                                                                                                Eileen Foley, fcJ

Trabajo como terapeuta de familia en tres escuelas, una secundaria y dos primarias. Tengo la ventaja de haber sido profesora de secundaria durante varios años.

Me reúno con personas en diversos contextos – individualmente con estudiantes, padres o tutores, con padres y alumnos juntos, y en otras redes profesionales y sociales relacionadas con los alumnos y sus familias.

Intento ayudar a las personas que encuentro a manejar sus propias relaciones consigo mismos, con otros miembros de la familia, con sus compañeros de clase y con el personal de la escuela, y así veo mi trabajo de modo sistémico.

Algunos estudiantes llegan a mí enviados por el sistema educativo porque presentan comportamientos que necesitan una intervención terapéutica. Otros, tanto alumnos como familias, vienen por iniciativa propia.

La terapia de familia es un término que incluye una variedad de métodos para trabajar con familias con diversas dificultades biopsicosociales. Intenta evitar la tendencia a patologizar a las personas o a asignarles culpa. Para ello mira a los estudiantes en su contexto, es decir, mira a los dos sistemas que más influyen en la vida del estudiante – la familia y la escuela. La terapia de familia trata de reunir esos sistemas con una relación de interacción, como parte de una estrategia terapéutica para afrontar las dificultades.

Algunos terapeutas de familia centran su atención en el papel de la familia para predisponer a las personas a que desarrollen problemas; otros en el papel de la familia para mantener los problemas, pero todos los terapeutas de familia ponen de relieve el papel de la familia en la resolución de los problemas.

La familia nuclear ha experimentado en los últimos años cambios crecientes en las formas y estilos de vida. Algunos niños y adolescentes se encuentran en una situación de “familia mezclada”, y tienen que negociar relaciones con nuevas figuras adultas y nuevos hermanos al mismo tiempo que renegocian su relación la figura de padre o madre ausente.

Se garantiza una confidencialidad apropiada. Además de proveer un lugar y un contexto seguros para que cada persona pueda tratar sus propios asuntos, trato de alentar reuniones conjuntas como un esfuerzo para entenderse con los demás - ¡y a menudo para informarse mutuamente

Mi trabajo me invita a acercarme a las familias en sus dificultades, y especialmente a niños y adolescentes. Al escuchar sus frustraciones, su dolor – tratando de no poner etiquetas o culpar a otros, puede surgir una resolución manejable para sus vidas alteradas.

Gracias a Dios no me llevo conmigo los problemas, pero si llevo en mi corazón a las personas y sus vidas.

Photos of Eileen.

Rainbow gradient divider.

 

¡Todas son bienvenidas!                                                                                          MaryAnne Francalanza, fcJ

Photo of MaryAnne.La traducción de una de mis canciones favoritas dice:

Construyamos una casa donde las manos lleguen
más allá de la madera y la piedra,
y puedan sanar y fortalecer, servir y enseñar,
y vivir la Palabra que hemos conocido.
Aquí los marginados y los extranjeros
son la imagen del rostro de Dios;
pongamos fin al miedo y al peligro:
todos son bienvenidos, todos son bienvenidos,
todos son bienvenidos aquí.

Este es casi el lema de la comunidad donde vivo. Es una pequeña comunidad de hermanas FCJs que recibe a jóvenes que quieren venir, vivir con nosotras y experimentar nuestra vida comunitaria. Nos da mucha vida y las jóvenes que han venido a compartir nuestra vida a menudo dicen que han experimentado un gran crecimiento espiritual y personal.

Siempre es apasionante… y también mucha responsabilidad, que una joven venga a vivir con nosotras. Algunas vienen una semana, otras algunos meses, y algunas para pasar un año antes de la universidad. Las acompañamos mientras sirven a la gente de nuestra zona con diversas actividades voluntarias y también las acompañamos en la exploración de su relación con Jesús

Mi apostolado tiene dos aspectos.

De día enseño en el colegio católico FCJ Bellerive de Liverpool. Enseño matemáticas y me encanta. Mi asignatura sigue fascinándome y los niños con los que trabajo me hacen sonreír y especular.

De noche y en los fines de semana trabajo con jóvenes organizando retiros, días de recogimiento y peregrinaciones, y buscando formas de compartir el compañerismo en la capellanía católica de Liverpool.

Photos of MaryAnne in her apostolate.

En mi tiempo libre ¡canto! Soy parte del Coro Galés de Liverpool y ensayamos dos horas a la semana. ¡Es buenísimo para liberarse del estrés!

Por todo ello mi vida es muy variada y Dios me sorprende continuamente con nuevos desafíos. Espero poder responder con fidelidad al mundo siempre cambiante de los niños y los jóvenes… y espero ser manos, pies, sonrisa… de Cristo para todas las personas que encuentro.

Rainbow gradient divider.

 

Aquí estoy Señor porque me has llamado                                                              Marguerite Goddard, fcJ

Photos of Marguerite in Salta with children playing in flood waters.

¡Aquí estoy Señor porque me has llamado!, contesta el niño Samuel – en 1 Samuel 1- cuando oye decir su nombre, pensando que quien lo ha llamado es Elí, el sacerdote anciano a quien sirve en el templo de Dios, y después dándose cuenta que Dios es quien le llama.

Al mirar atrás a mi vida desde mi perspectiva actual de 68 años en camino, creo que puede verse como una serie de momentos de reconocimiento.

Todavía no he encontrado a Dios cara a cara y a veces me pregunto si mi vida no es pura hipocresía, porque me centro tanto en la ronda diaria de cosas a hacer que pierdo de vista la presencia de Dios. No obstante los momentos de olvidarme son superados en número por la constante de esa Presencia conmigo.

Cuando tenía trece años de edad, tuve una experiencia de la presencia de Dios como luz en lo que parecía total oscuridad. No puedo explicarlo, pero fue tan profundo que nunca podría negarlo. A partir de ese momento supe que el Amor es el sentido de la Vida. Tenía que encontrar cómo vivir el Amor en mi vida personal

Con el tiempo pedí ser aceptada en la Sociedad de las Hermanas Fieles Compañeras de Jesús porque quería vivir el ideal de compañerismo con Jesús, quien en su vida humana expresó la plenitud de amor. También, porque lo que sabía de estas hermanas me mostraba que vivían su llamada a ser misioneras – personas que compartían el amor que habían encontrado con todas las personas con quienes estaban en contacto.

I knew that what I could offer as a Christian to change our world from misery to happiness would be very little if I were alone, but that in a group, a community, a congregation which lived authentically, this possibility would be multiplied.  For this reason I was willing to give up my independence and to live in obedience.

Esta vocación es un llamado inusual; implica dejar de lado otras posibilidades, especialmente la hermosa vocación del amor conyugal y la familia. Creía que era mi llamado. Cuando, en los primeros días de mi vida con las Hermanas, comencé a conocer los Ejercicios de San Ignacio ... 30 días de oración y silencio, no tuve dudas que ésta debía ser mi vida. Todo parecía encajar.

Han pasado muchas cosas. He tenido dificultades de distintos tipos pero nunca he dudado que es donde quiero estar y debería estar.

Durante los últimos 18 años, he vivido en América del Sur, en Bolivia y Argentina. Hasta ese momento había vivido en Europa donde me sentía tan misionera como me siento aquí en América del Sur.

Estoy convencida de que no es dónde vivimos, sino cómo vivimos, lo que causa una diferencia en nuestro mundo, nuestro planeta. He sido y soy muy feliz como religiosa. El día que hice mis primeros votos a los 21 años, una hermana anciana me dijo: Hoy crees estar feliz, pero no conoces todavía el éxtasis de la vida religiosa. Recordé sus palabras pero no las entendí en ese momento. Eran muy sabias y verdaderas 

 

A medida que se aprende a vivir fuera del egocentrismo humano Dios se va apoderando de una y todo se transforma en alegría, y esto a pesar del sufrimiento que una encuentra. Ésta es mi experiencia. Esto es lo que aprendo de la gente con quien vivo… mis compañeras de la congregación y la comunidad de mujeres, hombres, jóvenes y niños que me inspiran y desafían constantemente en mi fe y con quienes camino cada día.

Photos of flood in Salta showing truck stranded in a hole in the road.

Rainbow gradient divider.

Un servicio diferente… historia de dos tejedoras en red
                                                                     Francis Gough, fcJ and Stanislaus Cowper, fcJ

Francis escribe: Aunque mi madre era una excelente tejedora, yo no seguí sus pasos. Sólo hace dos años empecé a tejer. Me estaba mudando y sentía mucho perder algunos amigos. Pensaba que iba a estar sentada en un cuarto sin nada que hacer cuando mi mejor amiga, que tiene un grupo semanal de tejedoras, me puso dos agujas en las manos y me empezó un chal de oración, una bufanda amplia tejida mientras se reza por alguien que lo necesita. Me enseñaron los puntos de derecho y del revés. Cuando conseguí terminar dos chales de oración, me enseñaron el diseño de estas muñecas reconfortantes.

En 1990, un soldado de servicio en Croacia escribió a su madre pidiéndole juguetes pequeños que pudiera llevar en el bolsillo para repartir a los niños. Ella comenzó a tejer unas muñecas para que su hijo, al que llamaba Izzy, entregara a los niños. Su hijo murió y los soldados escribieron a su madre para que siguiera haciendo muñecas, que ellos repartirían en memoria de Izzy.Sr. Francis Gough, fcJ.

Otro hombre que viajaba de vez en cuando a África visitó el Orfanato Bondo, que sirve a 10.000 huérfanos. El orfanato está a cargo de ICross, una ONG con base en Irlanda y miembros en Canadá, Inglaterra y Tanzania.

A partir de ese encuentro, empezó a reunir medicamentos y equipamiento médico para enviar a África. Utilizó las muñecas como relleno para proteger el equipo. Las muñecas fueron entregadas a los niños, y para muchos de ellos eran su única posesión personal. Estas muñecas fueron muy reconfortantes para los niños y causa de gran alegría. Muchos de los niños han muerto y las muñecas han sido enterradas junto a ellos.

Nuestro grupo de tejedoras asumió como proyecto hacer muñecas para África y también pequeños sweaters o chompas para niños de Bolivia. Cada reunión del grupo acaba con una oración especial que incluye la bendición de los objetos terminados. Me encanta colaborar y ser parte de este grupo y siento que nuestras muñecas son fuente de alegría y consuelo para muchos niños necesitados.

Knitted dolls for Africa.

Sr. Stanislaus Cowper, fcJ.Cuando Claire Sykes fcJ visitó el Convento FCJ del Sagrado Corazón (Calgary, Canadá), descubrió que Francis llevaba muchos meses haciendo muñecas. Le pidió una copia del diseño y se lo dio a la Hna. Stanislaus Cowper fcJ que está en la comunidad de Redriff en Broadstairs (Inglaterra) (Clic para descargar el diseño.) 

La Hna. Stan es muy buena tejiendo (su especialidad son los pesebres tejidos con dos agujas) y ahora son también las Muñecas para África. Usa restos de lana para hacer las muñecas con hermosas combinaciones de colores. Hasta ahora, Stan ha hecho más de 220 muñecas que han sido enviadas a distintos lugares de África. Algunos amigos de la comunidad de Stella Maris tienen contactos en África y mediante ellos las muñecas han llegado desde Thanet en Kent (Inglaterra) a distintos sitios de África, algunas a Kenia, otras a Mozambique y otras a Camerún.

 

Rainbow gradient divider.

 

Cómo vivo el carisma de compañerismo...                                        Madeleine Gregg, fcJ

¿Cómo vivo nuestro carisma de compañerismo como Fiel Compañera de Jesús? Puedo contestar esta pregunta a distintos niveles. Madeleine in front of the College of Education. 

El aspecto más visible es mi trabajo como profesora de la Facultad de Educación de la Universidad de Alabama, en Tuscaloosa. Al igual que mis colegas, enseño a alumnos de grado, maestría y doctorado del departamento de Educación Especial y de los Programas de Habilidades Múltiples. Investigo y publico artículos. Soy miembro de diversos comités y dirijo el Programa de Habilidades Múltiples, un programa de prácticas para formar maestros de primaria para las escuelas públicas. Salgo a las escuelas locales y enseño lecciones modelo, tengo tutorías con los maestros, y ofrezco distintos servicios. Desde el punto de vista de la universidad, éste es mi trabajo. Desde mi punto de vista, es el contexto principal y privilegiado para mi apostolado como Fiel Compañera de Jesús.

Vivir mi vida plenamente como FCJ comprometida en el apostolado de educación universitaria significa que las ideas, los sistemas, y las actitudes de las FCJ se encuentran con las ideas, los sistemas, y las actitudes universitarias. Estas dos fuentes de la vida se interpenetran, y así vida universitaria toma color de mi vida FCJ y viceversa.

Las relaciones están en el centro de mi apostolado, como están en el corazón de la misión confiada a la Iglesia. El interactuar con estudiantes, empleados, y colegas provee un ámbito enorme para vivir el carisma de compañerismo. Parte de lo que este carisma significa, para mí, es acompañar a las personas de tal manera que consigan el coraje y la confianza que necesitan para dar el siguiente paso de su desarrollo humano. Podría ser un paso en la fe, o en su vida como educador, en las relaciones, o en la oración. Mi trabajo es afirmar lo que van descubriendo y animarles a arriesgarse a avanzar hacia algo nuevo, a convertirse en una versión nueva, mejorada de sí mismos.

Construir relaciones y ser fiel a ellas requiere una cierta disponibilidad que, a su vez, es una invitación a sacrificar. Puedo tener un plazo que termina para presentar un proyecto, o una enorme pila de trabajos o proyectos para evaluar, una tesis que leer, o una clase que preparar, cuando alguien llama por teléfono o cae en mi despacho necesitando un corazón abierto, un oído atento, y una palabra de ánimo o consejo. Aceptarlos como regalo, creyendo que TODO ES REGALO sin importar la primera impresión, significa dejar de lado ‘mi’ trabajo y disponerme para la obra del SEÑOR..

También vivo nuestro carisma de compañerismo yendo a Misa casi todos los días de la semana. Algunas veces, si estoy en una escuela, o tengo clase al mediodía, o alguna otra obligación en la Universidad, no puedo ir a Misa. Pero cuando puedo participo de la Eucaristía diaria en San Francisco, nuestra parroquia y Centro de la pastoral universitaria católica. Acompañar a Jesús y a la gente de la parroquia en la celebración de la Eucaristía es importante para mí como Fiel Compañera de Jesús.

Por las tardes, hay una serie de actividades que me dan oportunidades de vivir nuestro carisma con entusiasmo y alegría. Los lunes trabajo durante dos horas con nuestros candidatos a ser Compañeros en Misión que están en formación. Los martes voy a la Misa de San Francisco, y comparto con quienes están allí, haciendo aportes a la homilía y quedándome para la cena y la conversación espiritual. Los miércoles un pequeño grupo de mujeres viene a nuestra casa para cenar y compartir la oración de vísperas. Los jueves voy a la catequesis para adultos (Rito de Iniciación Cristiana para Adultos) en San Francisco como parte del equipo que guía la formación de las personas que quieren hacerse católicas.

Picture of Madeleine with small child.Un domingo al mes, por la tarde, tenemos una reunión con nuestros Compañeros en Misión para oración y conversación espiritual. Dos se han mudado a otras ciudades y participan por teléfono en las reuniones, lo que hace que la organización del grupo sea un desafío.

La Hna. Madeleine con un pequeño amigo, Sloane Donovan
que tiene cinco años y viene al convento con su madre
los domingos por la mañana después de Misa
para tomar el té y aprender a tocar el piano.
Carol Donovan es una colega deMadeleine,
profesora en el Programa de Habilidades Múltiples.

También doy días de retiro para maestros de colegios católicos de la zona y algunos retiros de fin de semana para Compañeros en Misión o para jóvenes que intentan discernir su vocación. A veces ofrezco un ‘retiro en la vida diaria’, al que normalmente acuden miembros de la parroquia de San Francisco. El trabajo de preparación de un retiro o de una sesión de formación de Compañeros en Misión o de catequesis de adultos me permite trabajar las ideas centrales del catolicismo, del carisma FCJ, de la vida comunitaria o de espiritualidad según mis intereses, preocupaciones, disposiciones o ideas del momento. Así mi apostolado sirve como fuente principal de mi propia formación. La formación es lo que me hace más capaz, más dispuesta, más preparada, más fuerte, mejor. Es el magis en acción, no sólo en deseo. Estoy segura de que los próximos años serán tan transformadores y llenos de vida como mi vida FCJ ha sido hasta ahora.

Rainbow gradient divider.

 

Apostolado en y desde la Universidad...                                                        Bonnie Moser, fcJ

St. Joseph's College es el colegio mayor católico de la Universidad de Alberta, que tiene más de 35.000 estudiantes. El Colegio está situado cerca del centro del campus donde el estímulo intelectual de una gran universidad y el poder integrador del pensamiento y la vida católicos dan un significado especial al Colegio. Es propiedad de la Arquidiócesis de Edmonton y está dirigido por los Padres de San Basilio.

Pictures of Bonnie at St. Joseph's College.

Una de las ventajas más apasionantes de pertenecer a la Capellanía Ecuménica de la Universidad de Alberta es la colaboración en red tan increíble que ocurre, más allá de mi apostolado principal de capellanía y enseñanza en el Colegio de St. Joseph.

El P. Dave Bittner, Ron Laginski y yo formamos el equipo de pastoral universitaria de St. Joseph. Hay más de 2000 estudiantes en cursos de Teología, Filosofía, Sagrada Escritura, Educación Religiosa y Bioética. El equipo de pastoral universitaria es una presencia pastoral visible en el campus donde ayudamos a facilitar la formación de la persona entera centrándonos en la integración de lo espiritual. Nuestro mandato es formar a los estudiantes para el liderazgo, especialmente en la comunidad católica. Los estudiantes son parte activa parte de la vida litúrgica del Colegio y ayudan a los ministros, especialmente en las celebraciones eucarísticas, en la preparación sacramental y en la catequesis para adultos (Rito de Iniciación Cristiana para Adultos).

Algunas actividades consisten en la animación de distintos grupos, como Justicia Social, CWL (grupo de mujeres), club social Newman, estudio de la Biblia, club de lectores. Todos los retiros y actividades están dirigidas por estudiantes y un miembro del equipo de pastoral universitaria acompaña a los líderes de los grupos. También hay acompañamiento espiritual para los jóvenes que lo deseen.

Como dije al comienzo, estar en St. Joseph ha generado además otras oportunidades de apostolado. Algunos son: acompañamiento espiritual y dirección de retiros fuera de St. Joseph; miembro del comité académico del programa de doctorado de la Universidad de St. Stephen; voluntariado en Ten Thousand Villages (una ONG de comercio justo creada por los menonitas); y un apasionante nuevo proyecto de dirigir con una hermana ursulina los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. Sin olvidar que soy la ecónoma provincial de la Provincia de las Américas, lo que me permite devolver algo directamente a la Sociedad FCJ que tanto me ha dado.

Rainbow gradient divider.

 

Ser y acompañar                                                                     Afra Primadiana, fcJ

Photo of Afra.'Hermana, te vistes como nosotras. Trabajas como nosotras. Tú misma haces las compras y sufres la falta de agua como nosotras.

Entonces, ¿en qué te diferencias de nosotras? ¿Para qué ser hermana?

Me llamo Afra Primadiana FCJ. Soy de Indonesia e hice los primeros votos como FCJ en 1994.

Ahora vivo en Ende – Flores, Indonesia, donde la mayoría es católica, algo raro en Indonesia, que es un país musulmán.

Photo of a beach in Flores.Flores es una hermosa isla en el archipiélago de las Indonesias. Es una de las zonas más pobres – no hay ninguna fábrica en la isla (lo que significa que no hay muchos puestos de trabajo y que las cosas son caras), el transporte es complicado (carreteras con mucho viento o en mal estado, y a veces no hay carreteras – hay que caminar durante horas). En algunas zonas el agua es un lujo (en nuestra casa tenemos agua corriente 3 horas cada dos días, excepto en la estación seca en que tenemos agua una vez al mes durante un par de horas).

Shopping at the market in Flores. Poverty in Flores.
Aun así, es una hermosa isla
y tiene personas hermosas

 

 

Y cuando reflexiono sobre sus preguntas sobre qué diferencias hay entre ellas y yo, creo que está en la llamada a ser una Fiel Compañera de Jesús.

Afra with a young man. Afra with a group of young people.Y en mi vida de hoy, eso significa acompañar a los jóvenes de Ende – Flores.
A compartir su fe…
En su deseo de tener amigos y estar unidos…
En su camino…
En su búsqueda…
En su necesidad…
Con toda su alegría, ansiedad, entusiasmo…

Facilitating retreats and workshops.

 

Hay muchas formas de hacerlo. Facilito días de retiro para jóvenes, entrenamientos y talleres de liderazgo y conocimiento personal; acompañamiento espiritual. Trabajo con el equipo de pastoral de jóvenes de la diócesis de Ende. En la comunidad también abrimos nuestra casa y compartimos materiales (libros, música, películas) con jóvenes y otros que lo deseen. Además siempre les damos la bienvenida a nuestra oración.

Afra visiting someone who is sick.Al final
es JESÚS el que hace la diferencia.
JESÚS en mí, JESÚS en todas las personas que encuentro, JESÚS en todo lo que veo.
Sólo soy instrumento de Dios y mi alegría es poder bailar la danza de Dios,
cantar el canto de Dios,
ser canal del amor de Dios.

 

Rainbow gradient divider.

 

Compañera de Mujeres en Peligro                                                      Veronika Schreiner, fcJ

Photo of Veronika helping people in the Philippines organise an event.Después de pasar 19 años en las Filipinas y 46 fuera de mi patria, tengo ahora la gran alegría de estar de regreso en Alemania. A pesar de los esfuerzos que una hace para adaptarse a otras culturas, nunca pierde su identidad nacional. Es una gracia poder hablar en mi propio idioma.

Cada país tiene su propia belleza, sus propios tesoros, sus propias características y sus propias limitaciones y debilidades. En una era de globalización tengo el privilegio de haber vivido en seis países diferentes y de haber visitado unos veinte. Ahora, al vivir en Munich, encuentro a mucha gente de culturas y países diferentes, tanto en el ascensor del edificio de veinte pisos donde vivo como en mi propio apostolado.

Colaboro con SOLWODI (Solidaridad con mujeres en peligro), una organización fundada en Kenia en 1985 por una religiosa alemana, Lea Ackermann, y que ahora tiene su sede central en Alemania. Sus miembros trabajan con mujeres en peligro, especialmente las que han sido víctimas de tráfico de personas y han acabado en la prostitución, o las que vinieron a Alemania como refugiadas, o están casadas con un alemán. Cuando tienen problemas, las oficinas de SOLWODI en distintas ciudades alemanas intentan ayudarlas según lo que necesiten o quieran.

Sr. Veronika.Estoy empezando a conocer las leyes, la variedad de organizaciones que existen y las diversas razones por las que las mujeres extranjeras están aquí y por qué encuentran vida difícil.

Mi propia experiencia de haber sido extranjera durante tantos años me ayuda a entender mejor la soledad y malentendidos que se sienten ante una cultura y un idioma nuevos. Para mí estar aquí es una bendición espero llegar ser compañera de muchas mujeres que sufren.


Rainbow gradient divider.

 

Centro FCJ de Aprendizaje y Desarrollo, Manila                                            Paola Terroni, fcJ

Photos of Sr. Paola in Payatas.Mi apostolado es la coordinación del Centro FCJ de Aprendizaje y Desarrollo en Bagong Silangan, Manila, Filipinas. Trabajo con familias que fueron reubicadas a un lugar cercano a uno de los principales basurales del área metropolitana de Manila. Hay más de 500 familias en la zona y todas viven en viviendas muy pequeñas de primera necesidad. El desempleo es alto y mucha gente sobrevive buscando entre la basura lo que pueden y vendiéndolo. Otros viven de pequeños trabajos de albañilería, o son chóferes de jeepneys o triciclos. Nuestro Centro FCJ de Aprendizaje y Desarrollo fue comenzado por Hermana Veronika Schreiner FCJ hace cinco años. He trabajado allí durante los últimos tres años, y en la Pascua asumí la coordinación del Centro. La hermana Veronika ha regresado a Alemania.

Me encanta el trabajo con la gente de Bagong Silangan. A pesar de la gran pobreza y las dificultades hay un estupendo espíritu de alegría y esperanza. El Centro ofrece varios servicios: una clínica semanal, programas educativos para mujeres, niños y jóvenes, formación para el liderazgo, una Cooperativa de casi doscientos miembros, diversos proyectos para generar ingresos, programas para que las jóvenes crezcan en confianza y desarrollen sus habilidades. Además tenemos proyectos para mejorar las casas de las familias, instalar baños, y construir tanques de agua para almacenar agua de lluvia que pueda utilizarse para limpieza y aseo personal. Tratamos de cuidar el medio ambiente, tarea que no es fácil junto a un basural. Pero organizamos limpiezas del río y de la calle y tratamos de animar formas sencillas de jardinería urbana. El Centro es un lugar de mucha actividad con gente que va y viene todo el día. Las celebraciones son una parte muy importante en la vida del Centro y fuente de diversión. El personal del Centro es muy comprometido, y entre ellas hay tres mujeres del vecindario que tienen un conocimiento muy valioso de la zona.

Creo que mi principal tarea es acompañar y animar. Pasar ratos con la gente, recorrer la zona, escuchar sus historias, todo esto es una parte muy importante de mi trabajo. También enseño inglés y panadería. Junto al personal del centro trato de estar en contacto con la realidad de la zona, las necesidades de la gente y sus esperanzas para un futuro mejor. Juntas tomamos decisiones sobre qué programas ofrecer y sobre cómo asignar los recursos de los que disponemos. Animamos poco a poco a las vecinas para que asuman la responsabilidad de los programas. También es importante colaborar con otras agencias que trabajan en la zona.

Siempre quedan cosas por hacer o necesidades que atender, siempre surgen cosas imprevistas. A veces el sufrimiento y dificultades de las personas son abrumadores. Me inspira ver la capacidad de resistencia de la gente, su confianza en Dios, cómo se ayudan mutuamente, su espíritu alegre. Siempre hay risas y se disfrutan las cosas sencillas. Me gusta la sencillez de mi trabajo y de la interacción diaria con la gente y me conmueven su apertura y su confianza. Para mí, trabajar con personas tan cariñosas y poder caminar con ellas, con sencillez, acompañándolas en la construcción de una vida mejor para ellas y para sus hijos, es un verdadero privilegio

Rainbow gradient divider.

 

Cómo mi apostolado me lleva a profundizar el carisma FCJ                         Joanna Walsh, fcJ

Photo of Joanna.‘Enséñame a ser una fiel compañera de Jesús’. Esta pequeña oración ha ido surgiendo en mí a lo largo del tiempo. Entré en la Sociedad en los años 60 con la confianza y la exuberancia de una adolescente americana de 18 años de edad. Tenía ideas claras sobre cómo se suponía que iban a ser las cosas. Casi inmediatamente, el camino fue diferente de lo que había anticipado, y ha continuado llevándome a lugares (interiores y exteriores) que muchas veces siguen siendo un misterio para mí. Por eso, tantos años después, la oración sigue siendo apropiada:
'Enséñame. Todavía estoy aprendiendo.’

Nuestra Sociedad es apostólica. No tenemos ni la clausura ni el horario de un monasterio. Estamos insertas en lo concreto y particular de un lugar determinado del mundo. Inmersas en la vida diaria, confiamos en la promesa de nuestra tradición FCJ/ignaciana de que podemos ‘encontrar a Dios en todas las cosas’. He aprendido que el Dios que encuentro a menudo no es el de alguna de mis falsas imágenes. Es un Dios a veces exigente, a veces divertido, a veces enigmático, y muchas veces sorprendente. El camino es un camino de transformación – pero el resultado final no puede predecirse. ¿Cómo se vivirá el compañerismo fiel con Jesús en mí, en lo único de mi vida? Todavía no está completamente claro. Un consejo que me ha sido útil es ‘Confía en el proceso’.

Así hoy me encuentro en Durham, Carolina del Norte, en el sur de los EEUU. La vida y el apostolado que tengo siguen enseñándome cosas sobre aspectos de nuestro carisma FCJ. Por ejemplo, sobre Jesús. Esta zona de los EEUU es mayoritariamente bautista y hay un sentido entusiasta de compromiso con Jesús. La pregunta ‘¿Tienes una relación personal con Jesús?’ no es infrecuente. El Bautismo es una elección de una persona que quiere ‘aceptar a Jesús en su vida’, abrirse a ser ‘salvado/a’. Al vivir en este contexto, se mantiene esta pregunta: ‘Joanna, ¿quién es este fiel compañero, Jesús, para ti?’ 

Uno de mis apostolados es la formación espiritual en la Facultad de Teología de la Universidad de Duke. Todas las semanas me reúno con seminaristas de primer año (la mayoría protestantes) para ayudarles a explorar su llamada, a aprender más sobre la oración y las ‘disciplinas espirituales’, y a apoyarse mutuamente durante el primer año. En estos nueve años he escuchado muchas y variadas historias de vocación, y he contado mi propia historia al comienzo de cada grupo. Por ejemplo, algunos estudiantes cuentan que han resistido esa llamada durante años, porque no se sentían dignos de ser pastores. Eso me recuerda las formas en que continúo resistiéndome a que el Espíritu me conduzca en mi proceso de transformación continua. Una y otra vez estos pequeños grupos me animan a ser fiel a mi propia llamada.

Este año, otra hermana FCJ (Mary Leahy fcJ) y yo estamos ofreciendo un nuevo programa para formar a laicos en el apostolado de la dirección espiritual. Al explorar con estos doce hombres y mujeres lo que realmente significa escuchar nuestra propia experiencia de vida y la de otra persona y encontrar allí a Dios, me encuentro pensando en otro aspecto del carisma FCJ: el discernimiento. ¿Dónde está Dios en la particularidad de mi vivencia en el presente? ¿Cómo distingo la llamada del Espíritu entre las diversas ‘voces’ de mi interior? Me hace recordar el valor de una comunidad de discípulos para ayudar al discernimiento.

Por último, el aspecto de acompañamiento de la espiritualidad FCJ siempre me ha atraído. Tal vez por eso me atrae la dirección espiritual, que me permite acompañar a otra persona en su camino de fe. Me asombra la cantidad de veces que he ‘oído’ que Dios me invita a mí a algo al escuchar la historia de uno de mis acompañados. He acompañado a algunas personas durante varios años, y veo el valor de la fidelidad en esa relación. Hoy justamente una persona a la que acompaño desde hace mucho tiempo, revisando la historia de su matrimonio roto, ha llegado a una ‘encrucijada’ en su proceso actual de preparación para la ordenación. ¿Qué necesita dejar para ser fiel hoy a Dios?

El carisma, la llamada, es profundo y misterioso. No es algo que en un momento dado que hay que agarrar y sujetar. Todavía siento el eco de la necesidad y la oración: 'Enséñame, Señor, a ser fiel compañera de Jesús.’

Photos of Joanna fcJ in mission.

Rainbow gradient divider.

Sean dignas de su hermoso nombre mediante su amor a Jesús -
        un amor que no se muestra sólo con palabras o deseos estériles,
                     sino con coraje en el servicio de Dios.     (Marie Madeleine)